Se estira y crece.

image

Y se alarga, y se estira. Busca nuevos horizontes, no le vale la rutina. Quiere crecer, quiere aprender. Sola. Busca su camino, desea aventuras. Se estira sin mirar atrás, buscando el camino que la lleve directa a la nada, a su destino, o al todo.

Y eso hago yo, busco un camino cada vez más alejado del punto inicial en el que he aparecido. ¿Por qué? porque quiero hacerme mayor de edad. Pero no me refiero a cumplir la edad mínima para poder conducir, beber o comprar tabaco. Me refiero a algo más intenso, algo más filosófico. (¿Te suena la idea de la mayoría de edad de Kant? Pues aquí encontrarás algo de relación con mi texto.) A muchas de las personas que conocemos no les gusta acarrear con las consecuencias de sus actos o tener que ser responsables día a día. Es por esto que para este tipo de gente es más fácil pasarse la vida dependiendo de otros, y al final, acaban no teniendo vida.

Crecer es renunciar a todo aquello que teníamos en la niñez, es decir, la posibilidad de que alguien haga siempre todo por nosotros sin tener que cumplir nosotros mismos con los deberes que acarrean el mero hecho de tener derechos. Las razones por las que alguien no querría salir de la minoría de edad serían la pereza o la cobardía, unas de las muchas  características más negativas que puede tener una persona, a mi parecer y al de todos. La “minoría de edad es la incapacidad de servirse del entendimiento sin la dirección de otro”, es decir, que eres totalmente dependiente. La mayoría de las personas que dependen de otras para lo importante tienden a querer hacer todo lo que quieren (que no requiera importancia) siempre sin contar con aquella persona que han elegido para “sacarle las castañas del fuego” cuando lo necesitan. Una persona que crece y se hace mayor de edad, debería ya pensar por sí misma y no depender de los demás. Nosotros cuando somos pequeños dependemos de nuestros padres para todo, a veces porque somos incapaces de hacer ciertas cosas por nosotros mismos y, otras veces, porque simplemente vivimos acomodados sin hacerlo porque ya lo hacen por nosotros. Si nosotros somos completamente capaces, deberíamos afrontarlo y reconocer que podemos y debemos formarnos como personas y ser independientes. Si no lo hacemos estamos siendo: en una palabra, inútiles de cara a nuestra vida; y en dos palabras: vagos y cobardes por no querer salir al camino solos. Puede que este camino esté lleno de flores y espinas a la vez, pero en todo momento el ser humano tiene que afrontar etapas de su vida en soledad, y si nunca ha sido capaz de pisar el camino solo, cuando llegue el momento, este será un desastre. Hay veces en las que los padres pecan de sobreprotectores, a lo mismo que hay otras veces en las que son demasiado dejados. Entre ambos extremos, sin llegar a uno u otro, se formará una persona adulta capaz de enfrontarse al mundo con uñas y dientes. Esta persona, al no depender totalmente de alguien, ha sido capaz de conseguir con el propio esfuerzo de su espíritu zafarse de la minoría de edad. A pesar de que exponer sus propias ideas y creencias había sido una tarea de riesgo en una sociedad marcada por unos patrones, esta persona lo hizo porque tuvo el coraje y fuerza de hacerlo sin sucumbir a la pereza y cobardía de otros que se mantuvieron firmes ante su minoría de edad rozando, o más bien sobrepasando, los extremos antes mencionados de sobreprotección y dejadez.

Es por eso que creo que en la vida de una persona lo que debe permanecer en la delantera es la capacidad de tener sus propias ideas y que estas no sean eclipsadas por las de la sociedad, sino que puedan ser mejoradas buscando otras fuentes de conocimiento que sean verdaderas. Romper con los patrones de la sociedad no es una tarea fácil o que pueda realizar cualquiera, lo harán aquellos que sean capaces de romper las cadenas, que en muchos casos, se han autoimpuesto. Es por ejemplo un caso muy claro el de la religión, muchas personas se aferran a esta y no son capaces de pensar por su propio pie. Esta es un método de evasión del dolor y que ha servido desde hace muchos anos para, a mi parecer, no sumirnos en la depresión de saber que estamos solos en el mundo y que un día u otro podemos morir o simplemente sufrir.

¿Qué nos queda pues a quellos que no queremos aferrarnos a vivir en una minoría de edad aguda? Levantarnos todas las mañanas y saber que somos humanos, que tenemos un límite de tiempo en el mundo y que tenemos que sacarle el mayor provecho. No debemos sucumbir ante falsas ideas que lo único que harían sería embotar nuestros sentidos y no nos dejarían ver la realidad, nuestra realidad. Una realidad llena de pasión, de vitalidad y alegría, pero también salpicada de dolor y tristeza a veces. Tenemos que atrevernos a saber, a saber equivocarnos y aprender de ello. Tenemos que alzarnos contra lo que no nos hace felices, aunque esto suponga luchar contra una inmensa ola siendo solo nosotros unas simples gotas. Simples gotas que sean mujer u hombre serán las gotas que quieran ser, siempre que sean fuertes. Fuertes de mente y de corazón, que no necesariamente físicamente, porque lo físico está claro que no tiene importancia en lo que a la felicidad se refiere. O al menos así debería ser. Quizás no lo es en este mundo, pero lo será, te lo aseguro. ¿Por qué? porque lo creo yo, y por mi parte, lo es.

Paso a paso.

Ponte en pie, y crece.

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Dani M dice:

    A veces me dejas sin palabras con tus reflexiones. Totalmente impropias de alguien de tu edad y sí de alguien mucho más viejo y por ende más sabio. Enhorabuena por dejar espacio para ello y hacernos partícipes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias por este comentario, la que se queda sin palabras soy yo para contestarlo. Gracias a todas las personas, que como tú, tratan de entender lo que pasa por mi mente. Un fuerte abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Jagxs dice:

    Muy buena reflexión, vivir es un reto diario.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias. Saludos 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. reginaartero dice:

    Creo que una de las cosas más hermosas en esta vida es precisamente que esté llena de flores con espinas. Veo algo de hermoso en equivocarse, en recibir golpes, en tener que luchar por lo que uno cree, en aprender a levantarse cada vez que te caes. Muchas veces no se quiere alcanzar la mayoría de edad que tan bien defines por pereza, si no por miedo. Durante nuestra infancia en la escuela, nuestros padres… La sociedad nos enseña que errar es terrible, hay que ser perfectos, pero así solo olvidamos la esencia de vivir.

    Vivir es equivocarse, tomar decisiones a veces sin ser consciente de las consecuencias, pero estando dispuesto a acarrear con ellas como una persona adulta. Vivir supone crecer, aprender a caer y a levantarte, y no tener miedo de hacerlo, asumir que forma parte de nuestra naturaleza. El que rechaza su mayoría de Edad, rechaza la vida, porque detrás de un error bien superado puede haber una flor preciosa, y esa flor puede que haga crecer otras flores… Y la verdad, merece la pena vivir. Soy de esa persona que no rechaza sus errores, porque les debo una gran parte de quien soy hoy en día.

    Enhorabuena por el post, me ha llegado al alma.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias por conectar con mi pensamiento. Es un placer contar con opiniones o aportaciones como la tuya. Por supuesto que merece la pena vivir, hay muchas cosas por hacer y mucho que descubrir. Y los errores, si sabemos aprender de ellos, nos pueden hacer personas increíbles. Gracias por do dicho y un abrazo bien fuerte.

      Le gusta a 1 persona

      1. reginaartero dice:

        Gracias a ti por tomarte el tiempo de escribir. Por aquí una cantada de leerte.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s