Cunas de seda.

Como la cuna de un bebé,
suave, delicada y bonita.
Tan pequeña y simple que parece frágil. Si la tocas ¿se rompe?
Pues claro.
Es como la seda,
para manos delicadas,
para manos expertas.
Para el viento,
que lentamente la mece.
Para la lluvia,
que suavemente la empapa
haciendo burbujitas que,
a la vista de pequeños seres,
explotan y mojan sus cuerpos.
Para el sol que traspasa sus adentros, le da color y le da el calor de una madre con sus abrazos.
Tan simple.
Tan hermosa.
Tan complicada a su vez.
Así es la naturaleza.

image

image

image

Una vez soñé,
con telarañas de oro.
Que me bañaran en riqueza,
que fueran mi tesoro.
Lo hice sin pensarlo,
y sin darme cuenta supe,
que el mayor tesoro
no es el que se tiene,
sino el que se siente y ve.
Que vengan los cuarenta ladrones
a esconderse en mis tinajas.
Que mil arañas les hagan trajes
y corbatas.
No habra mayor placer,
que el de escarmentarlos a patadas.
Que se lleven todo, pues
solo tiene valor para quién lo siente.
Lo material, no es más que algo
en si mismo nada,
hasta que mi alma le da forma.

Publicado desde mi mente para la tuya. Ketsalli.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s