Malditos pisos. Parte 2, vistas.

Las vistas se llevan la palma esta vez. Bienvenidos de nuevo a una crítica humorística/relato/ mini-relato o como se le desee llamar.

– Que hay pues, de estos edificios feos por fuera, bonitos por dentro / feos por dentro feos por fuera (sin ánimo de ofensa a sus propietarios) en los que la ventana principal del salón se sitúa en la línea de visión perfecta (muy realmente imperfecta) de la ventana del de enfrente. En esa, y cada una de las otras ventanas, se cuenta la historia de una vida ajena.

Siempre a a la misma hora se levanta en calzoncillos, se rasca la calva y se mira al espejo en busca de “un atisbo de felicidad y energía mañanera”. Desaparece sin más dejando una desoladora estampa de lo que más tarde sería su mañana.

Peor (o mejor para algunos) sería ver a algún vecino que apareciera tal como su madre lo trajo al mundo. De estos o estas que con literalmente el culo al aire no dudan en poner en manifiesto su libertad delante de tus narices mientras fuman un cigarro y envenenan el aire con su humo. Incluso te miran desde su ventana con aires de superioridad.

Más a la derecha, casi al final del edificio, en donde tu capacidad de visión comienza a fallar, se percibe una figura. Tras una cortina, una señora bastante repipi se encuentra en una disyuntiva: pañuelo de seda o bufanda de tela barata. Lo mismo de cada mañana. Son esos vanales detalles los siempre llevan a tus ojos a buscar otro campo de visión, quizás más agradable: el gato del quinto tomando el sol en la ventana. La persiana del tercero bajada…nada…nada…
¡Ajá!
Un sujeto en el tercero D aparece para protagonizar una historieta en mi cabeza. Es un sujeto de mediana edad, probablemente sin pareja. Tiene un cuarto peculiar adornado con muchas figuritas las cuales no se distinguen muy bien. En la ventana, tres plantas tan cuidadas que me reflejaría en sus hojas. ¿Qué hará el sujeto? ¿Mira a la nada?, ¿mira a la vecina de enfrente?

Llega un momento en el que te agobias tanto que necesitas evadir tu mente y sacar de ella todas esas historias ajenas para resguardarte un poco en la tuya. Es lo bueno de los edificios con doble cara. Una al norte y otra al sur o al este y oeste que te permiten ir de una a otra según tus ojos deseen. Como las monedas que tienen cara y cruz, la cruz en este caso es otra ventana. La ventana trasera que da a un paisaje, hermoso y lleno de paz. Esta ventana en la que ya no te imaginas a sujetos raros, si no la vida de pequeños seres de la naturaleza que vagan por la tierra o el aire.

Lo peor seguirán siendo las vecinas que se comunican a gritos desde su ventana. Si, esas que invitan a comprar vasos de plástico, hacerles un agujero y enlazarlos con un hilo para que se comuniquen al oído al menos. Y no nos olvidemos de quienes sacuden la alfombra de siete metros que choca contra tu ventana como un disparo y hace que tu corazón explote o se salga de su sitio (libre opción).

En resumen: horror.

No sé si mandaros fuerza a todas aquellas personas que viváis en una ciudad (o cualquier otro lugar) sin vistas a la libertad…o si mejor compartir mis vistas traseras para relajar vuestra visión un instante a pesar de que esto pueda propiciar vuestro odio hacia mi persona.

image

image

image

image

Publicado desde mi mente para la tuya. Ketsalli.

Anuncios

16 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jajajaja muy bueno jajajaja me he reído un rato la verdad. Pero no de quien tenga una estampa así sino porque yo no tengo nada de eso y mira que vivo en una ciudad. Será que mi vista es más tranquila. Lo que si tengo son unos vecinos cuanto menos ruidosos a horas indecentes. Muy buena entrada 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias por tu comentario. A cada quién le toca algo diferente, a Ketsalli le han tocado esas vistas, pero en realidad a la persona que se sitúa en ella, no. Por suerte.
      Gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  2. marguimargui dice:

    La ventana indiscreta….

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Algo así (lo pensé) pero no es centrado en ello. Pero buena apreciación 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. marguimargui dice:

        No ves jjjj asesinos jjj

        Le gusta a 1 persona

  3. anxodafonte dice:

    Agardando xa pola terceira parte 😉 Haberá triloxía? 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Jajaja quén sabe o que asomará pola mente… Nunca se deben descubrir as ideas. Sorpresa 😉

      Le gusta a 1 persona

  4. rubillamas dice:

    Recuerdo cuando estaba en el piso de estudiantes y me asomé a la ventana. Lo que vi en el edificio de enfrente…..no son horas para contarlo. Sólo diré que cuando me encontré al vecino en el super, me di la vuelta…..

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Suele pasar… Y es un momento un tanto incómodo. Se ven tantas cosas por la vida que luego se asoman al ver a la persona en cuestión que :0 mejor cerrar los ojos…

      Le gusta a 1 persona

  5. hilosfinitos dice:

    Eres magnifica con lo que te pongas!! Cariño de ciudad y como me he sentido identificada, maravillosas vistas las tuyas, pero adoro el anonimato y soy afortunada, no veo a ninguno en bolas 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      ¡Muchas gracias! Es un placer compartir mis locuras. La mezcla de realidad y ficción en este texto es…especial. Yo tampoco veo todo lo que he escrito, por suerte. Un beso 😉

      Me gusta

  6. Amalaidea dice:

    ¡Jajaja! Ketsalli, siguiente paso unos prismáticos, o un buen zoom, simplemente por ver con claridad las figuritas esas, no por curiosidad malsana o morbosa. Bendita ventana trasera donde extender la vista por la naturaleza! Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Jajaja ya ves… Pensaré en mi próxima intrusión. Por supuesto, esa ventana es un milagro. ¡Un abrazooo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Amalaidea dice:

        Un abrazo con inspiración para los exámenes. ;-))

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s