Amor de teatro.

Una rabia incontrolable lo inundaba a veces. Solía calmarla con un cigarro que lo acercaba, de una manera u otra, a algo que nunca tuvo
Cerraba sus ojos y….
Soñaba.

Era una noche como otra cualquiera en la que se celebraba una representación teatral de una compañía francesa. Ella estaba sumamente concentrada en el bello acento de los representantes que no se percató hasta pasado un instante de aquella mirada atenta y observadora que se había enamorado hacía rato de sus aires de dama y sus rizados cabellos negros.

El tiempo dejó de existir de repente, el mundo se paró. Al finalizar la obra todos se levantaron y marcharon, salvo los dos muchachos que se acercaron y miraron por un largo rato.
Segundos despues se dirigieron juntos hasta la puerta del teatro sin cruzar palabra, pero tan pegados que semejaban conocerse de toda la vida. Solo salieron palabras de sus labios cuando llegaron a un parque cercano al río. Este estaba pobremente iluminado bajo la luz de la luna. Solo se vislumbraba en sus caras un brillo especial en los ojos, ese brillo que pocas veces se ve en las personas.
Estaba a centímetros de ella y le parecía ridícula la palabra bella para describirla.

Se pasaron toda la noche paseando y charlando del espectáculo. Hasta que optaron por despedirse: él con un abrazo y ella con un pequeño beso en las mejillas del muchacho, que de pronto se enrojecieron. Nervioso apartó la vista de la muchacha…. Sus manos se soltaron suavemente y ella desapareció sin dejar rastro de su existencia, solo un leve perfume a juventud, vida y amor que él respiró profundamente.

Abrió sus ojos lentamente. Los párpados parecían de plomo. Miró a su alrededor con la vista nublada.
Parpadeó, y al no verla se sentó en un banco a fumar un cigarro mientras recordaba una y otra vez esa noche que parecía tan real. Y poco a poco se percataba de la mediocridad de su vida real tras sus sueños…
Pero se daba cuenta de que sin sueños estaría muerto, porque de sueños se vive….
Sin ellos no nos quedaría más que un día a día sin rumbo, un vacío en el que podríamos quedarnos por siempre…
Pero.

image

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jecallejosus dice:

    Muy interesante el relato! Un placer! Abrzs

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias, el placer es mío. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  2. AlbuGabi dice:

    Impresionante, una vez más. Quién sabe, podría ser el prólogo de una novela tuya…

    ¿O ya lo es? 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Quién sabe 😉 algún que otro ecretito se guarda por aquí. ¡Muchas gracias por tu comentario! Saludos y un abrazo.

      Me gusta

  3. Una vez más me cautivo Tu relato. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias, saludos.

      Le gusta a 1 persona

  4. Que precioso relato, me remontaste a unos momentos mágicos que viví, momentos que parecían un hermoso sueño…real, porque fue y es real, porque esos momentos trascendieron el tiempo y el espacio y siguen aquí hoy…

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Me alegro mucho de que sea así, es un placer que palabras mías puedan hacer aflorar sentimientos de alguien. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s