Queridas zapatillas.

image

Queridas zapatillas,
trocitos de tela, cordón y demás.
A vosotras os digo gracias y pido perdón…

Por soportar mi peso, que aunque no sea mucho, debe ser asfixiante.

Por las agujetas que os producen mis caminatas infinitas día a día.

Por las piedras afiladas que no esquivo por menudas y se os clavan en vuestro cuerpecillo.

Por os tirones de cordones que os ahogan. Me siento culpable y asesina.

Por los pisotones que os dan otras de vuestra especie por la calle.

Por la asfixia que os producen los pies que se protegen bajo vuestra piel.

Por los remojones en charcos. De los que si pudiérais huiríais como gatos.

Y por los remojones en otros charcos menos placenteros y olorosos de la calle…que se supone que dan suerte, pero de suerte nada.

Por los golpes contra las esquinas que os dejarían moratones.

Por lanzaros como pájaro al vuelo, pero sin percatarme de vuestra incapacidad de volar. ¡Ay esos aterrizajes forzosos contra el suelo!

Con todo esto me pregunto, que dirían mis zapatillas si tuvieran boca. ¡Y que me harían teniendo extremidades!

 

La imaginación que nunca se acabe

 

Publicado desde mi mente para la tuya.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bueno, en realidad que no dijeran nuestros zapatos, si pudieran hablar.
    Se aprecia muy buena imaginación.
    Felicidades, me ha gustado mucho.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ketsalli dice:

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que te guste. Un saludo y besitos 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s